GADGETS PARA AHORRAR EN ENERGÍA

En el artículo de hoy, abordamos cómo hacer frente en el hogar a una de las problemáticas que más preocupan a la mayor parte de las familias de nuestro país, la subida del precio de la energía, especialmente de la luz, mediante el uso de los dispositivos tecnológicos que vamos a mostrar. Dados los tiempos que corren, una pequeña disminución del gasto diario al hacer uso de la luz, el gas, etc., puede suponer una diferencia de cuantía en la factura energética nada desdeñable. Asimismo, también es esencial tomar medidas para reducir la huella de carbono que implica el consumo de energía en los hogares, por lo que, plantearse utilizar los dispositivos que proponemos puede resultar una buena idea para encarar ambas cuestiones.

 

èOptar por luces LED: este tipo de bombillas requieren de un consumo energético bastante inferior al de las convencionales, por eso, aunque suponga un desembolso inicial algo mayor al comprarlas, a la larga, será una inversión que se amortizará con creces.

 

èEmplear luces con sensores de movimiento: aunado a la ya citada tecnología LED, este sistema puede ayudar a mejorar la eficiencia del gasto de luz, ya que efectúa el encendido de las luces que lo portan, únicamente, cuando detectan movimiento en un radio de 3 metros y las desactivan a los 60 segundos de dejar de percibirlo.

 

èUtilizar enchufes inteligentes: permiten establecer el tiempo durante el cual estarán conectados los dispositivos a la corriente eléctrica sin necesidad de desenchufarlos de manera manual. Existen diferentes versiones en el mercado, según las funcionalidades y modo de uso que presenten:

 

o   Analógicos: son los más sencillos, puesto que su funcionamiento se basa en programar el intervalo durante el que los aparatos estarán conectados directamente en el temporizador incorporado en ellos.

o   Con programador digital: en esta clase de enchufes, se configura el apagado y encendido de los aparatos según los horarios prestablecidos  a través de la pantalla digital que presentan.

o   Por control remoto: estos son los que verdaderamente ameritan el calificativo de inteligentes, ya que permiten su activación y desactivación a distancia, mediante conexión WIFI, Bluetooth u otros. De esta forma, pueden ser configurados a través de un mando, aplicación o, incluso, por medio de los asistentes virtuales por voz, como Alexa, Siri o Google. Además, algunos de estos dispositivos cuentan con otras funciones complementarias como el monitoreo del consumo de los aparatos conectados.

 


èServirse de medidores de consumo eléctrico: si te propones mejorar la optimización del gasto energético en tu hogar, estos dispositivos son un recurso muy útil porque te reportan información sobre la cantidad de electricidad que emplean los aparatos conectados en tu domicilio. Hay dos tipos: los que registran el consumo total doméstico (deben ser instalados en el cuadro eléctrico) y los que indican el consumo de un aparato en particular conectado a ellos (mediante un enchufe).

 

èAdquirir cargadores solares: son una alternativa para cargar algunos dispositivos como los Smartphone, sin tener que recurrir a una toma de corriente. Simplemente, deberás exponer a la luz solar estos artilugios para que puedan transformar la energía lumínica que obtengan en eléctrica.

 

èApostar por termostatos inteligentes: ya que estos dispositivos permiten controlar a distancia el apagado y encendido de la calefacción, así como programar su activación, como por ejemplo, para que se efectúe antes de despertarte, de llegar a tu domicilio, etc. Incluso, en algunos modelos, es posible gestionar de forma individual los diferentes radiadores, para poner en funcionamiento solo los que se hallen en los espacios que necesites caldear.